Casamilano home collection

COMPANY PROFILE

Casamilano nace en 1998 a partir del deseo de Anna, Carlo y Elena Turati de realizar un proyecto para la casa de ámbito internacional, debutando en el Salón del Mueble de Milán en abril del mismo año.
Desde hace varias generaciones, la familia Turati trabaja en el campo de la decoración. En 1929 el abuelo Carlo comienza, con sus hijos, una actividad artesanal que en seguida se desarrolla, convirtiéndose en una pequeña fábrica de muebles.
En los años 60, después del cambio de gusto y estilo advertido en el mercado, su hijo Giuseppe (Peppino para los amigos) otorga a la empresa una nueva dirección, creando Tisettanta, empresa con la que colaboran arquitectos de fama internacional como Gae Aulenti, Vico Magistretti, Angelo Mangiarotti, Carlo Bartoli, Annig Sarian, Antonio Citterio.
En la empresa familiar, los hijos de Giuseppe se ocupan de diferentes secciones, Anna del área creativa apoyando a su padre, y Carlo del área comercial.
En 1997 salen de la empresa; en 1998 Anna, Carlo y Elena deciden, con su padre,  crear Casamilano, empresa que a lo largo de los años ha sabido imponer su presencia desarrollando una distribución seleccionada, con más de 700 puntos de venta en el mundo.
La empresa colabora con diseñadores de fama internacional, cuyo estilo creativo coincide con las características del proyecto: Paola Navone, Laboratorio Avallone, Roberto Lazzeroni, Massimiliano Raggi, Castello Lagravinese,Marco Boga, Enrico Franzolini, Studio Opera, Lievore Altherr Molina.
Sillas, mesas, contenedores, sillones, sofás, lámparas, espejos, todos ellos elementos rigurosamente made in Italy.
Las colecciones Casamilano conjugan la elegancia con el diseño y la funcionalidad. La elección de los materiales, sabiamente combinados entre ellos e trabajados hasta el mínimo detalle, ha conseguido objetos únicos para la casa contemporánea.
Formas esenciales interpretadas con materiales como la madera de roble y fresno, natural y en color, lacados opacos, acero cromado, fusiones de aluminio; superficies nunca uniformes, únicas tanto por los materiales utilizados como por la elaboración manual, que dan vida a objetos únicos, en la frontera entre la artesanía y el arte. Una gama de pieles y tejidos de variados colores y consistencias, una atención especial y constante a la calidad, un modo desenfadado, moderno, de concebir y decorar la casa.
Calidad y atención no solo al producto, sino también al servicio, mediante una comunicación constante con los clientes, cada vez más refinados y exigentes, que se traduce también en el análisis profundo de las solicitudes y expectativas del mercado.
Casamilano ha sabido encontrar su espacio en el panorama de las empresas de decoración, consiguiendo un éxito internacional, pero manteniendo al mismo tiempo el valor familiar de su debut.